Desmintiendo y confirmando las leyendas sobre las piscinas
2:49 am
The post thumbnail

Desde pequeños nos han dicho una gran cantidad de mitos y leyendas sobre las piscinas, el tiempo que debemos esperar para bañarnos, que nos pueden succionar los sumideros, o incluso aquel miedo de que el agua cambie de color si hacemos pipí.

Ha llegado el tiempo de determinar qué de todo esto es tan cierto como nos lo han hecho creer a través de los años, y qué ha sido siempre una vil mentira.

Luego de comer hay que esperar 2 horas mínimo antes de bañarnos

Es falso, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, no hay registro de accidentes donde las personas se ahogan a causa de cortes de digestión.

Por supuesto, esto no se inventó sin un precedente alguno, lo que sucede es que no se conocía la información adecuada. Lo que puede producirse, en realidad, es un choque térmico.

Luego de ingerir alimentos, el entrar en contacto directo todo el cuerpo con agua fría de forma rápida puede ocasionar efectos perjudiciales, entre los que encontramos comúnmente están los mareos y las náuseas.

Sin embargo, también nos encontramos con situaciones más graves, donde los efectos del choque térmico llegan hasta la pérdida del conocimiento de la persona, y al estar dentro del agua inconsciente es posible que se hunda y como consecuencia, se ahogue.

Saber esto es importante para prevenir cualquier tipo de accidente, y además liberarnos de la presión de no entrar a piscinas por miedo a un corte digestivo.

Solo tenemos que prevenir entrar en temperaturas muy frías de una forma abrupta, y con un tiempo prudencial, mucho menor a las dos horas pensadas, es suficiente.

Es malo hacer pis en una piscina

Completamente cierto, pero no se trata de que perjudique en especial a la persona que lo hace, sino a todo aquel que utilice la piscina, causando un ambiente de insalubridad.

La salud del agua se ve comprometida, y eso afecta a todos los usuarios, un nivel elevado de orina en una piscina podría tener resultados nocivos para todos los que pretendan pasar un buen rato nadando.

El cloro puede causar que el cabello se ponga verde y los ojos de color rojo

Entre mito y verdad. Si bien es cierto que los ojos pueden irritarse, debido a los químicos que utilizan las piscinas para mantener el agua libre de gérmenes y bacterias, es falso que el cloro manche el cabello a color verde.

En realidad, la causa de la decoloración del cabello se debe a la presencia de partículas de cobre que se encuentran en el agua de la piscina, que muy probablemente proceden de las tuberías.

El cloro es el mejor desinfectante para la piscina, y mientras más, mejor

Falso. Todos sabemos que el cloro es el desinfectante predilecto para limpiar las piscinas, es el más utilizado a nivel mundial desde hace muchísimos años, pero esto no significa que realmente sea el mejor.

En realidad, existe un desinfectante que tiene beneficios importantes, ya que no posee ese intenso olor característico del cloro, y no irrita la piel, ni los ojos. Este es el bromo.

Es importante mantener el pH de las piscinas en los niveles apropiados, y esto se logra monitoreándolo constantemente y regular la cantidad de cloro que está siendo utilizada.

¡Si hago pis en la piscina el agua cambiará de color y todos lo notarán!

Esta leyenda urbana es común, sobre todo en espacios de piscinas públicas, para así evitar que los bañistas realicen prácticas antihigiénicas que perjudican la salubridad de la piscina y por consecuencia a los usuarios de la misma.

Pero no, no existe ningún químico, sustancia o sistema que manche el agua de un color o tono distinto al entrar en contacto con el orine. Aun así, ¡no lo hagas!

Los sumideros del fondo de la piscina pueden succionarnos

Muchos hemos visto aquellas películas en las que alguien es succionado por aquellos sumideros que se encuentran en el fondo o paredes de la piscina, pero muy pocos creemos que esto sea realmente posible.

Para nuestra sorpresa, sí lo es, y de hecho, se han presentado accidentes en algunas ocasiones, incluso algunos de gran severidad.

No deben presentar mayor inconveniente cuando tienen su tapa colocada de la forma correcta, sin embargo, de no tenerla se produce un efecto de “vacío”, y en el momento en el que alguna parte del cuerpo tiene contacto con la entrada, se ve absorbida con toda la potencia y es muy difícil de contrarrestar.

Y hasta aquí llegamos desmintiendo y confirmando algunos de esos mitos y leyendas que giran alrededor de las piscinas, a partir de ahora solo queda disfrutar y tomar en cuenta lo que hemos aprendido en futuras visitas y vacaciones.

No hay comentarios

To comment you need to be logged in!

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *